Programa Nacional por la Lectura

La Primera campaña de promoción de lectura en Cuba en 1963 fue una campaña de lectura popular. Promovida por Salvador Bueno, eminente intelectual cubano. Segunda campaña de promoción en 1984, promovida por Raúl Ferrer, pedagogo y poeta. A partir de 1989, se comienza a estructurar el Programa de Promoción de la Lectura. 1989, siendo la Biblioteca Nacional de Cuba la rectora del Programa Nacional de Promoción de la Lectura PNPL. El Programa Nacional de Promoción de la Lectura en la actualidad es un proyecto en constante construcción, flexible y participativo. Propone la coordinación de los esfuerzos de todos los organismos, instituciones, grupos y personas del país interesados en promover el libro y la lectura en Cuba.

Principios generales

El Programa Nacional por la Lectura es un conjunto de acciones de carácter estratégico, proyectadas para un desarrollo a largo plazo y con participación y efectos tan amplios como la totalidad de la sociedad cubana.

Dentro del Programa se propone la coordinación de los esfuerzos de todos los organismos, instituciones, grupos y personas del país interesados en promover el libro y la lectura entre nuestro pueblo. Los principios sobre los cuales se fundamenta el trabajo del Programa son los siguientes:

Historicidad: Se tomarán en cuenta las experiencias de programas y campañas similares puestas en práctica en nuestro país u otros lugares del mundo, así como la rica experiencia atesorada por instituciones y personas vinculadas al universo de la educación, la cultura y la promoción literaria.

Objetividad: Partirá del conocimiento objetivo de la situación actual concreta que presenta nuestra sociedad en materia de promoción de la lectura, producción, difusión del libro, impacto de nuevas tecnologías, medios de comunicación, estado de las redes de bibliotecas públicas y escolares, y motivaciones verdaderas de niños y jóvenes.

Contextualización: Se organizarán sus acciones atendiendo a las características particulares de los territorios, así como a las de los grupos sociales a los que sean dirigidas.

Cientificidad: Las acciones serán planificadas desde el fundamento que aportan las ramas de las ciencias sociales o puras que se consideren necesarias, tomando en cuenta la amplia cantidad de investigaciones hechas sobre la problemática de la lectura en nuestro país e impulsando nuevas.

Diversidad: Las acciones se organizarán dentro de tres grandes líneas de trabajo, ya sea si tratan de aquellas propiamente dirigidas a la formación de hábitos de lectura, a la reorientación de lecturas o a su diversificación temática.

Acondicionamiento económico del uso social del libro: Por las conocidas limitaciones de nuestra industria editorial y las reducidas disponibilidades económicas para la importación de volúmenes considerables y actualizados de libros, el desarrollo fundamental de estrategias se realiza a partir del uso social del libro, potenciando el papel de las bibliotecas y otras instituciones comunitarias; de igual modo, se deberá ser racional en el uso de los recursos humanos y materiales existentes o que sean asignados.

Jerarquización de la participación responsable: Se definirán como ministerios responsabilizados con el Programa a los de Cultura y Educación, y como instancias coordinadoras y ejecutivas de sus acciones al grupo formato por:

  • Biblioteca Nacional José Martí
  • Instituto Cubano del Libro (ICL)
  • Sociedad Cubana de Amigos del Libro (SCAL)
  • Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT)
  • Consejo Nacional de Casas de Cultura
  • Grupo de Desarrollo Sociocultural del Ministerio de Cultura
  • Dirección de formación y perfeccionamiento del personal pedagógico del Ministerio de Educación.
  • Dirección de Información Científica y Bibliotecas Escolares del Ministerio de Educación.
Un numeroso grupo de otros organismos e instituciones son convocados a participar en el Programa, entre ellos:

  • Organización de Pioneros José Martí (OPJM)
  • Unión de Jóvenes Comunistas (UJC)
  • Federación Estudiantil Universitaria (FEU)
  • Ministerio de Educación Superior (MES)
  • Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT)
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)
  • Asociación Cubana de Pedagogos
  • Asociación Cubana de Bibliotecarios (ASCUBI)
  • Oficina del Programa Martiano
  • Central de Trabajadores de Cuba (CTC)
  • Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP)
  • Federación de Mujeres Cubanas (FMC)
  • Fuerzas Armadas Revolucionarios (FAR)
  • Ministerio del Interior (MININT)
  • Asociación Hermanos Saíz (AHS)
  • Asociación Nacional de Ciegos y Débiles Visuales (ANCI)
  • Asociación Cubana de Sordos e Hipoacúsicos (ANSOC)
  • Asociación Cubana de Limitados Físico Motores (ACLIFIM)
  • Ministerio del Azúcar (MINAZ)
  • Biblioteca Nacional de Ciencia y Técnica
  • Sociedad Científico Técnica (SOCIT)
  • Biblioteca Nacional de Ciencias Médicas
  • Sociedad Cubana de Amigos del País
  • Comité de Defensa de la Revolución (CDR)
  • Unión de Periodistas y Escritores de Cuba (UPEC)
Escalonamiento de las acciones. La formación, reorientación y diversificación del hábito por la lectura han sido concebidas como proyectos organizados por etapas.

Interdisciplinariedad. Los objetivos del programa sólo podrán ser alcanzados mediante la integración de especialistas de diversas disciplinas de las ciencias sociales y puras.

Objetivos

Los Objetivos generales del Programa Nacional por la Lectura son las metas estratégicas fundamentales que este aspira a lograr mediante un conjunto de acciones concretas, a escala de toda la sociedad cubana y se desglosa, cada uno de ellos, en una serie de objetivos parciales, aunque no de menor importancia. El cumplimiento parcial o total de estos objetivos generales ha de expresarse en transformaciones visibles de la actual situación que confronta en nuestro país la promoción del libro y la lectura.

Los objetivos generales han de servir de referencia para la derivación de los que se tracen las instituciones y organismos nacionales participantes del Programa, momento en el cual los participantes señalarán los plazos en los que se proponen cumplirlos.

Los objetivos generales del Programa Nacional por la Lectura son:

  1. Potenciar el valor humanístico, cultural y el significado social que deben ostentar en la actual y futura sociedad cubana el libro y la lectura.
  2. Promover el gusto por la lectura desde edades tempranas, en los niños, adolescentes y jóvenes.
  3. Ayudar al lector cubano formado, a encontrar libros y servicios vinculados al libro que puedan satisfacer de forma creciente sus expectativas
  4. Fortalecer el lugar y papel que ocupan las escuelas, las bibliotecas y otras instituciones sociales vinculadas a la promoción del libro y la lectura en el ámbito de la vida nacional.
  5. Lograr que la introducción de nuevas tecnologías en el país no compitan, sino que contribuyan a la promoción del gusto por la lectura.
  6. Lograr la incorporación activa y creadora de la comunidad y la familia a las acciones del Programa.
  7. Propiciar la participación activa y creativa de los medios de comunicación en el desarrollo del Programa Nacional por la Lectura
  8. Capacitar a los participantes y promotores del Programa Nacional por la Lectura con técnicas y enfoques avanzados que faciliten el logro de los objetivos propuestos.
  9. Coordinar y desarrollar investigaciones sociales para evaluar la marcha del Programa y enriquecerlos.
  10. Coordinar y dar una utilización racional a los esfuerzos que pueda disponer el país el desarrollo del presente Programa.