Las bibliotecas son las instituciones de la sociedad que ayudan a las personas a ejercer su derecho a la información, y salvaguardar y proporcionar acceso al patrimonio cultural, bibliográfico y documental. El crecimiento de las bibliotecas es esencial, ya que son los actores claves de acceso a la información, la educación, y la investigación.

La Biblioteca Nacional de Cuba, además de cumplir con las obligaciones pertinentes a este tipo de institución, relacionadas con la obtención y conservación del acervo bibliográfico cubano,  la compilación de la bibliografía nacional, así como la custodia y difusión de tesoros documentales de la cultura universal, es la institución que representa, organiza y dirige metodológica y científicamente el trabajo creador de los bibliotecarios del país, distribuidos en las bibliotecas públicas de nivel provincial, municipal y sucursal, con un total de 10 millones de volúmenes pertenecientes al patrimonio bibliográfico de la nación, a su memoria histórica.

Las bibliotecas públicas cubanas surgen en la colonia, en esta etapa se crea la primera biblioteca de carácter público, la Biblioteca de la Sociedad Económica de Amigos del País en 1793, la primera de su tipo en Cuba y la única en Ibero América de las creadas por estas instituciones que no se convirtió posteriormente en una Biblioteca Nacional. Luego vinieron la Biblioteca de la Provincia de Matanzas, en 1835, y la Biblioteca de Santiago de Cuba, en 1899. Pero como  institución cultural de alcance masivo nació realmente  a partir de 1959. Las primeras leyes revolucionarias a favor de la cultura y del pueblo favorecieron la creación y formación de una red de bibliotecas públicas que se insertaron en los municipios, barrios y comunidades al servicio de la educación y la cultura general del pueblo. La Revolución doto principalmente a las Bibliotecas Provinciales con los mejores y más significativos edificios patrimoniales en casi todas las provincias del país.

 El Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas (SNBP) fue creado en 1963 a partir de instituciones ya existentes, el cual se ha incrementado paulatinamente, alcanzando la cifra actual de 399 bibliotecas, entre ellas bibliotecas provinciales 15, municipales 155 y sucursales 229.