05/17 06:05h

concierto homenaje

De nuevo, el capitalino parque Lennon recobra el esplendor que cuando hace más de 25 años, se convirtió en el espacio público del que nuestros músicos se apropiaron para convocar a multitudes cada 8 de diciembre en homenaje a John Lennon. Llegó a ser tanta la trascendencia de dichos espectáculos, que el escultor Villa Soberón recrea un conjunto escultórico del ex beatle sentado en un banco de parque, monumento que fuera develado por el Comandante en Jefe Fidel Castro junto al trovador Silvio Rodríguez en diciembre del 2000.

Aunque la escultura es continuamente visitada tanto por la gente del patio como por extranjeros que están de paso en nuestro país, el próximo 1ro de junio tendrá lugar un acontecimiento cultural al cual los cubanos para nada somos ajenos. Es la posibilidad de poder disfrutar junto al Lennon del parque de un gran concierto por los 50 años de la aparición en el mercado británico del disco Sgt. Pepper´s Lonely Heart Club Band de Los Beatles.

Por supuesto que toda la obra realizada por los Chicos de Liverpool antes del mencionado álbum, es harta conocida, pero francamente la presencia del disco Sgt. Pepper´s… no solo significó una relevante propuesta dentro del repertorio del grupo sino que constituye en si misma una señal del grupo al haber alcanzado esa madurez profesional que transformó las perspectivas del rock para siempre. Cansados de las agotadoras giras por todo el mundo, los cuatro beatles deciden dedicar el tiempo de trabajo a experimentar con las posibilidades tecnológicas que le ofrecen los estudios de grabación.

Tan es así que para la confección de su primer disco se demoraron menos de quinientos minutos y para la grabación de este en particular se tomaron 700 horas. Los primeros sorprendidos fueron ellos quienes apoyados por el experimentado y talentoso productor George Martin, dieron rienda suelta a una incontenible imaginación tanto en el proceso de creación de las obras como en el momento especifico de grabarlas. Tales iniciativas dieron un vuelco a las posibilidades creativas de sus contemporáneos, posibilidades que todavía hoy en día son aplicadas.

De este magnífico álbum salieron canciones con una distintiva personalidad cuya coherencia y armonía entre cada una de ellas, no pudieron alcanzar de nuevo en otros momentos de su carrera. El respeto y la camaradería que sienten Paul y John por Ringo es una exaltación al valor de la amistad cuando le componen al famoso batería la pieza With a little help from my freinds mientras que John nos hace soñar junto a su hijo cuando el orgulloso padre le pregunta quién era la muchacha de un ocurrente dibujo y este le responde que Lucy in the sky with diamonds.

Por su parte, Paul nos demuestra que para las corrientes musicales auténticas no existe pasado como sucede con When I´m Sixty-four al estilo del típico music hall de los años 20 del pasado siglo. Sin embargo, pocas canciones de Los Beatles han alcanzado la expansión dramática del tema A day in the life, obra de John Lennon donde se enaltece la voluntad del grupo por alcanzar nuevos horizontes conceptuales de una relevancia artística superior, aspiración que todavía en la actualidad significa un paradigma para los creadores.

Si en ocasión de la inauguración de la estatua en el parque Lennon, afirmamos que Lennon se sentía a plenitud en su nueva residencia por el cariño con que es tratado por los cubanos, esto no tiene nada que ver con la ficción. Simplemente somos los portavoces de una voluntad popular de quienes asumimos la música de Los Beatles con el mismo clamor universal de todos los pueblos del mundo y por lo tanto, Lennon tiene permiso de residencia permanente porque se siente cubano.

Y desde este mismo parque que lleva su nombre, los músicos y los admiradores de su grupo que se cuentan por miles en nuestro país, este 1ro de junio, honraremos una obra de arte excepcional en la historia de la música y junto a la mejor de su sonrisa, Lennon nos va a reiterar una vez más, el profundo valor de uno de los estribillos más famoso de sus canciones: All you need is love…!

Cortesía CUBARTE