Poeta e investigador cubano y crítico literario. Desde 1962 hasta su jubilación se desempeñó como investigador literario en el Departamento Colección Cubana de la Biblioteca Nacional de Cuba. Nace el 3 abril de 1928 y muere 3 junio de 2010. Cintio Vitier y Fina García Marruz se lo presentaron a la Dra. María Teresa Freyre de Andrade, entonces directora de esta institución.

En 1964 empezaría su función como asesor del entonces Departamento de Catalogación y Clasificación de libros y folletos (hoy Departamento de Procesos Técnicos). Esta función la hizo extensiva a otros departamentos y a usuarios especializados.

En 1967 la Biblioteca Nacional le publicaría su ensayo En la Cabaña del Tío Tom y en 1968 dictaría dos conferencias sobre la novela en Cuba en el siglo XIX, en el ciclo de Conferencias Panorama de la Cultura Cubana en el siglo XIX organizado por la BN, con motivo del Centenario de la Guerra de los Diez Años (1868-1878). En ese mismo año publicó su premiarlo Almacén al fuego.

En 1969 aparecería su poesía traducida al italiano por Francesco Tentori.

En 1972 publicó su ensayo El hombre de Saúl Bellow en la Revista de la Biblioteca Nacional y en 1973 en esta misma Revista publicaría El Diario del Rancheador de Cirilo Villaverde. Obra publicada posteriormente por la Editorial Letras Cubanas en 1982.

En 1977 como resultado de su trabajo en el Departamento Colección Cubana de la BN publicó Suite para Juan Francisco Manzano. En 1982 impartiría cursillo sobre la obra literaria de Cirilo Villaverde en la Tribuna Enrique José Varona, cátedra creada por el Dr. Julio Le Riverend Brusone.

En los años 1985-1986 ejercería como miembro del equipo de la edición crítica de la marcha Paradiso de José Lezama Lima la cual fue publicada en Francia bajo los auspicios de la UNESCO. Exactamente en 1986 ofrecería lectura de poemas inéditos en la Biblioteca Lezama Lima y en la Tribuna Enrique José Varona de la BN disertaría sobre Máximo Gómez; escritos en homenaje al 150 aniversario del nacimiento del Generalísimo.

En múltiples ocasiones intervendría como miembros de tribunales universitarios de La Facultad de Letras de la Universidad de La Habana.

En 1987 recibiría la medalla Fernando Ortiz y diploma de reconocimiento de la Academia de Ciencias de Cuba.

Posteriormente recibiría el Premio Nacional de Literatura.

Dra. Araceli García Carranza