Estilo

El edificio actual de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí es obra de los arquitectos Govantes y Cabarrocas. Sus interiores desarrollan un marcado estilo Art Deco, empleando figuras geométricas en pisos y paredes, un vestíbulo en forma octogonal, vitrales etc. Predominan las formas simples, geométricas, con una decoración moderada. Emplean diferentes puntales: extrahumanos para las salas principales y regulares (2.50 m) para las oficinas y los fondos.

Materiales

Los materiales empleados son pétreos, ante todo mármol y granito de diferentes gamas de colores claros: rosados, grises, verdes, negros y otros. Las ventanas son de cristal y aluminio, y los muebles de madera preciosa.

Iluminación

La iluminación en las salas de lectura es natural y suave, debido a MANUAL SEÑALÉTICO los altos puntales, las ventanas de cristal y los árboles que franquean el edificio. En los interiores es imprescindible el empleo de luz artificial permanentemente. Se debe aclarar que la Institución solo permanece abierta durante el día.

Distancias de visión

Debido a la magnificencia de la arquitectura y el sobredimensionamiento de los puntales y pasillos, las distancias máximas de visión pueden alcanzar los 20 metros, aproximadamente. Esto implica que una persona no tenga obstáculos visuales al situarse, por ejemplo, desde la punta del pasillo que acceden a la Sala General.
Desde los diferentes accesos, dígase escaleras y ascensores, las distancias se reducen a menos de la mitad. En los casos de oficinas y fondos las distancias, por el contrario, se reducen a menos de 3 metros como norma, con mayor aprovechamiento de los espacios y un flujo zigzagueante.

Decoración

Escasa, se centra principalmente en los decorados geométricos de las superficies arquitectónicas. Se pueden encontrar plantas naturales, esculturas en metales y obras de artes plásticas en paredes. En interiores también se emplean cuadros y otras decoraciones espontáneas.