José María Heredia

José María Heredia, también conocido como el Cantor del Niágara, nació el 31 de diciembre de 1803 en Santiago de Cuba. De regreso a Cuba tras la muerte de su padre, regresa la familia a La Habana en febrero de 1821, donde obtiene el grado de Bachiller en Leyes. Aquí funda la Revista “Biblioteca de Damas” (1821), de la que sólo vieron la luz cinco números, donde publicó diversos trabajos suyos. Estrena la tragedia “Atreo”, imitada del francés, en Matanzas en el año 1822.

En 1823 recibe el título de abogado en la Audiencia de Puerto Principe. De regreso a Matanzas, es denunciado por conspirar contra la dominación española. y se dicta contra él auto de prisión en 1823.

Además de escribir en las publicaciones de las que fue editor, colaboró en diversas divulgaciones del momento:

  • “Noticioso General en México” por los años 1819 y 1820
  • “Diario del Gobierno Constitucional de La Habana” (1820)
  • “El Indicador Constitucional” (La Habana, 1820)
  • “Semanario Político y Literario de México” (1820)
  • “El Amigo del Pueblo” (México, 1821, 1827 y 1828)
  • “Semanario de Matanzas” (1822)
  • “El Revisor Político y Literario” (La Habana, 1823)
  • “El Indicador Federal” (México, 1823)
  • “El Sol” (México, 1826-1828)
  • “Diario de La Habana” (1829-1833)
  • “La Moda o Recreo Semanal del Bello Sexo” (La Habana, 1829?1830)
  • “El Conservador” (Toluca, 1830-1831)
  • “El Fénix de la Libertad” (México, 1833)
  • “El Reformador” (Toluca, 1833-1834)
  • “Aguinaldo Habanero” (1837, Calendario de las Señoritas Mexicanas para el año...
  • “Recreo de las Familias” (México, 1838)
  • “Diario del Gobierno de la República Mexicana” (1839).

Realizó una abundante labor como traductor, tradujo novelas, tragedias y numerosos poemas

Muere el 7 de mayo de 1839, víctima de la tuberculosis, en la ciudad de México, en la casa número 15 de la calle de Hospicios, a la edad de 35 años. Es enterrado ese mismo día en el panteón del Santuario de maría Santísima de los Angeles, trasladándose sus restos al cementerio de Santa Paula, a los cinco años, y posteriormente, por clausura de esta necrópolis, a la fosa común del cementerio de Tepellac.

Imágenes relacionadas