El Epigrafiario de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí (BNCJM) en sus inicios se encontraba en fichas en un catálogo tradicional y cada uno de sus términos aparecían desarrollados en estas fichas y organizados alfabéticamente. Desde 1980 existe una comisión de aseguramiento lingüístico integrado por especialistas de las diferentes áreas y que tienen a su cargo la revisión y actualización del mismo.

En los años 90 con el objetivo de tener almacenado el epigrafiario de la BNCJM para su posterior impresión, se confeccionó in fichero utilizando el Sistema ISIS, versión 3.0. Las hojas de trabajo en pantalla, donde se registraban los datos se confeccionaron siguiendo la estructura conocida de una ficha de epígrafe. Cada Epígrafe, subepígrafe o véase, constituía un registro en la base de datos denominada “EPIGR”.

Actualmente, tras la implementación del Sistema Integral de Gestión Bibliotecaria, se cargan los registros del módulo de Autoridades con cada epígrafe, en esta tarea intervienen un grupo de especialistas vinculados con esta función.